Bienvenidos a Oroitu CAE

Horario : Lunes a Viernes de 9:00 a 20:00
  Teléfono : 94 655 92 19 / 94 491 13 23

All posts by admin

¿Cómo prevenir la lumbalgia?

La lumbalgia es un dolor localizado en la parte inferior o baja de la espalada. Esta es una patología muy común. De hecho, según la Sociedad Española de Reumatología (SER), el 80% de los españoles padecerán lumbalgia en algún momento de su vida. ¿Qué podemos hacer para prevenir la lumbalgia?

Por nuestra consulta de fisioterapia, pasan muchas personas aquejadas de lumbalgia. De hecho, es el principal motivo de dolor, discapacidad y baja laboral en las sociedades industrializadas. Por ello, os dejamos unos hábitos y ejercicios saludables que fortalecerán los músculos de la espalda y ayudarán a prevenir la lumbalgia.

Cuida la postura

Una mala postura adoptada de forma continuada puede acabar en lumbago. Si pasas mucho tiempo sentado,  mantén la espalda apoyada en el respaldo. No te sientes en el borde de la silla o sobre un pie. En trabajos de oficina, se recomienda utilizar un asiento anatómico con una pequeña curva a nivel lumbar para que ésta quede más recogida.

Cuidado al coger pesos

La manipulación de pesos puede ser el origen de esta dolencia ya que una mala carga castiga en exceso las lumbares. Para evitar la tensión en la musculatura, separa un poco las piernas, baja el cuerpo flexionando las rodillas (no la espalda) y sube el peso agarrado por las manos y pegado al cuerpo. Este proceso puede usarse a la inversa cuando se trata de depositar un peso. Este simple gesto, te ayudará a prevenir la lumbalgia.

El sedentarismo

Si somos personas sedentarias, no estamos trabajando los músculos de la espalda. Si éstos no están fortalecidos es más probable que suframos lumbalgia. Pilates, natación, yoga o simplemente caminar ayudarán a fortalecer tus lumbares.

Mochila mejor que bolsos

A la hora de caminar, deberemos tener el peso repartido para evitar sobrecargas. En lugar de pesados bolsos que desequilibran nuestra postura, es mejore usa una mochila. El peso quedará repartido de forma uniforme en la espalda, reduciendo la posibilidad de lesiones.

Además, debemos procurar andar con la espalda recta. Para ello, basta con apretar ligeramente el abdomen y echar los hombros hacia atrás. Este pequeño gesto nos ayudará a prevenir la lumbalgia ya que obliga a la espalda a ponerse recta.

La Obesidad

Como en tantas otras dolencias y enfermedades, la obesidad es uno de nuestros mayores enemigos. Además de fomentar el sedentarismo, el sobrepeso provoca que los músculos y huesos de la espalda se tensionen. Adoptar hábitos de vida saludable y mantenerse en forma son básicos para prevenir la lumbalgia.

Leer más

5 consejos para no lesionarse al correr

Correr es uno de los deportes más practicados y en teoría más sencillos de llevar a cabo. A priori, basta con calzarse unas zapatillas y lanzarse a correr. Sin embargo, una buena técnica de carrera nos ayudará a evitar lesiones y acabar en el fisioterapeuta. Descubre nuestros cinco consejos para correr mejor.

Fortalecer gemelos y piernas

Para correr debemos estar fuertes. Si no, nuestro tren inferior se verá debilitado por el esfuerzo y acabaremos en las famosas tendinitis. Deberemos trabajar bien los gemelos. La debilidad de este grupo muscular se relaciona con la aparición de las lesiones por no tener una técnica adecuada. Antes de ponerte en marcha, realiza ejercicios para fortalecer las piernas. Hacer sentadillas, realizar elevaciones de talones o flexiones de isquiotibiales son ejercicios que te ayudarán a estar fuerte.

Trabajar la técnica de carrera

Tan importante como la distancia que recorremos y el tiempo establecido es tener una correcta técnica de carrera. La técnica de carrear mejora la fuerza y la movilidad articular. Nos ayudará a la larga a mejorar nuestros tiempos consiguiendo la eficiencia y eficacia de la carrera.

Nuestra recomendación es que dediques un tiempo antes de correr a realizar ejercicios de técnica de carrera. Evitarás lesiones y mejoraras tus resultados. Andar de puntillas, andar de talones, realizar saltos cortos, impulsiones, realizar saltos de rana, alternar fondos de pierna o correr a diferentes ritmos son algunos de los ejercicios que puedas aplicar en tu rutina diaria.

Cuidado con la cadencia

La cadencia es la cantidad de pasos por minuto que damos al correr. Uno de los errores más frecuentes de los corredores es el overstriding. Consiste en alargar la zancada todo lo que sea posible.

Cuando las zancadas son demasiado largas, se produce un fuerte impacto del pie contra el suelo. La rodilla y la tibia sufren en exceso y podrás lesionarte. Detrás de una mala zancada están lesiones como la fascitis plantar, la periostitis tibial o el síndrome de la cintilla iliotibial.

¿Asimetrías al correr? Revisa la técnica de carrera

Este es uno de los puntos más difíciles de corregir ya que la parte del cuerpo donde observamos la asimetría no siempre es la responsable de la misma. Si notas que corres torcido, acude a un profesional para que revise tu técnica. El sabrá decirte qué es lo que hay que corregir.

El taloneo

El taloneo es entrar con el talón por delante. Uno de los puntos básicos de la técnica de carrera, aunque no sea el más sencillo de llevar a cabo, es el de aterrizar con la zona media del pie en lugar de con el talón.  De esta forma, reducimos el impacto y permitimos a los gemelos propulsar de forma más eficiente.

Sin embargo, la mayoría de los corredores principiantes tienden a entrar con el talón por delante. El calzado está detrás de esta situación. Muchas zapatillas de correr vienen con una amortiguación en el talón que enmascaran el posible daño que puede causar entrar con el talón. Si aterrizamos con el talón, forzamos a todo nuestro cuerpo a llevar una postura poco correcta que puede ser la causante de la aparición de lesiones a largo plazo. Rodillas, caderas y espalda pueden verse afectados.

Revisa tu técnica de carrera y corre más y sobre todo mejor.

Leer más

Los perros y el alzheimer

Se dice que el perro es el mejor amigo del hombre. Tras varios ensayos con perros en enfermos con Alzheimer todo apunta a que el perro también es un amigo fiel de las personas con Alzhéimer.

Comunidades como Castilla la Mancha ya tienen instaurado un programa de atención a pacientes con alzhéimer con perros para mejorar su vida diaria. En Madrid, empiezan este mes de diciembre el proyecto ‘Emociones que dejan huella‘, para estudiar los beneficios que estas terapias pueden reportar a los pacientes. Hoy nos adentramos en cómo pueden mejorar la calidad de vida estos animales.

Tratamiento con perros: Múltiples beneficios

Los beneficios de las terapias con animales son múltiples. A nivel psicológico y emocional, les ayudan a evitar la soledad y les ayudan en la integración. La terapia con perros les ayuda a reducir la sensación de soledad. Les ayuda a relacionarse y sobre todo a no deprimirse. Son una conexión permanente con la realidad. La relación con estos animales les proporciona más calidad de vida. Ayuda a mejorar su atención y su capacidad de comunicación.

Pueden sentir a través de los animales si están tristes, si están contentos y son un punto de apoyo que siempre está ahí.

Frenar la pérdida de la memoria.

Uno de los objetivos que se buscan con las terapias asistidas con perros es frenar el deterioro cognitivo. Se utiliza el perro como base de aprendizaje para los pacientes de alzhéimer. Recordar datos como su nombre, los horarios del paseo, su color o su edad ayuda a frenar la pérdida de memoria.

El foco de atención de la terapia se centra en estimular las capacidades individuales que conserva cada participante, gracias al vínculo afectivo que se genera entre el perro y la persona mayor.

Los perros ayudan a crear vínculos

Acariciar al perro consigue que los pacientes de alzhéimer contacten con la realidad. Además, éstos se convierten en fuente de conversación entre las personas de la terapia. Este hecho, mejora sus relaciones sociales y fomenta la comunicación entre pacientes.

El afecto y compañía que supone tener un perro se incrementa en el caso de enfermos de alzhéimer. Además, son un nexo de unión que les ayuda a afrontar con tranquilidad situaciones nuevas y desconocidas.

Leer más

¿Cuál Es la Mejor Postura Para Dormir?

Un buen descanso no solo se consigue durmiendo ocho horas al día, la postura para dormir influye en la calidad de nuestro descanso. Nuestra anatomía interna no es simétrica por lo que la postura para dormir afecta a nuestros órganos como el corazón, el estómago o el hígado. En función de nuestra postura para dormir, se verán presionados de una forma u otra. En este artículo, intentaremos arrojar luz sobre este asunto.

El decúbito lateral izquierdo

Partimos de la base de que no existe una postura perfecta. En función de nuestras dolencias (dolores de espalda, dolor en el hombro, piernas, …) una u otra postura puede resultar nociva. Sin embargo, la comunidad científica recalca que la postura de decúbito lateral izquierdo es la que generalmente aporta mayores beneficios. Así que, puestos a elegir procura dormir del lado izquierdo.  Esta postura evita los dolores cervicales y de espalda. Nos ayuda a disminuir los molestos ronquidos ya que mejora la respiración.

Dormir de lado desintoxica el sistema nervioso

El sistema linfático es el responsable de eliminar las toxinas del sistema nervioso. Dormir del lado izquierdo favorece esa función del organismo. Algunos estudios indican que puede incluso prevenir el alzhéimer u otras enfermedades neurológicas.  Cuanto mejor funcione nuestro sistema linfático, menos posibilidades hay que aparezcan enfermedades neurológicas.

Alivia la acidez de estómago

Esta postura para dormir también es recomendable cuando sufrimos de acidez de estómago. Esta postura reduce el reflujo gastroesofágico. Al dormir del lado izquierdo, nuestro estómago está en una postura óptima y puede trabajar correctamente. Si dormimos del lado derecho, los jugos gástricos tienden a regresar hacia el esófago lo que provoca la temida acidez.

La mejor postura para dormir si estás embarazada

Si estás embarazada, el consenso científico es total. Dormir del lado izquierdo es la mejor postura para el feto. Esta postura para dormir impide la compresión de la vena cava y favorece por tanto el estado circulatorio de la placenta. El feto recibe más oxigeno y nutrientes para un mejor crecimiento.

Algunas contras por dormir del lado izquierdo

Si se tiene el hombro dañado, hay que tener especial cuidado con esta postura ya que puede incrementar la lesión. El cuerpo, al reposar sobre las extremidades, puede provocar una presión excesiva en los nervios y músculos del brazo. Hay que prestar especial atención a cómo colocamos brazos y piernas para que estos no sufran.

Además, para los más presumidos, algunos estudios afirman que la fricción del rostro con la almohada puede favorecer la aparición de arrugas en ojos, pómulos y barbilla. Y es que, como ya avanzamos al inicio del artículo, ¡no existe la postura para dormir perfecta!

La peor postura para dormir

En lo que sí existe un consenso generalizado es en la peor postura para dormir. Dormir boca abajo produce demasiado estrés en la zona del cuello afectando a músculos, articulaciones y nervios. El resultado de esta mala postura puede ser acabar en un tratamiento de fisioterapia. Tendinitis, lumbalgias, cervicalgias pueden ser algunas de las lesiones que puede ocasionarnos esta postura.

Y tú, ¿qué postura para dormir adoptas?

Leer más

¿Conoces la logopedia para personas mayores?

Cuando hablamos de logopedia, solemos pensar en los problemas de los niños a la hora de aprender a hablar. Sin embargo, la logopedia para personas mayores es un servicio que puede resultar muy útil. Los problemas del habla también aparecen en la tercera edad ya sean por problema asociados a un deterioro debido a la edad como a una lesión cerebral (ictus,…).

En el post de hoy, profundizaremos en las ventajas de la logopedia para personas mayores y cómo saber cuándo es conveniente acudir al logopeda. Recordemos que el logopeda es el profesional de la salud encargado de abordar los trastornos del habla, la voz, la deglución y el lenguaje en nuestros mayores.

La labor del logopeda derivado de problemas de comunicación

Problemas del habla derivado del proceso de envejecimiento

A medida que nos vamos haciendo mayores se produce un progresivo deterioro de las funciones, entre ellas el lenguaje. Uno de lo síntomas para detectar la necesidad de un logopeda es el fenómeno conocido como “punta de  la lengua”.  Empiezan a aparecer dificultades para recordar palabras conocidas, unidas a la sensación de recuerdo inminente. El acceso al léxico o una pérdida de léxico puede ser un síntoma. El logopeda para personas mayores será el encargado de abordar estos trastornos del lenguaje,

Problemas derivados de una lesión cerebral

El deterioro del lenguaje puede venir como consecuencia de una lesión cerebral. El Alzheimer, el Parkinson, la Esclerosos Múltiple son lesiones que afectan directamente a nuestra capacidad de comunicación. El trabajo en este caso consiste en paliar y frenar el avance de la sintomatología. El logopeda intentará rehabilitar los procesos dañados. Una rápida intervención en estos tratamientos resulta vital para poder obtener resultados.

La logopedia para personas mayores con problemas de deglución

Una labor menos conocida de la logopedia para personas mayores es su apoyo en los trastornos de deglución o disfagia.  La disfagia es la dificultad de llevar el alimento (sólido o líquido) de la boca hasta el estómago. Es decir, en una dificultad en la preparación oral del bolo.

Este trastorno puede originar serios problemas de malnutrición. Este trastorno poco conocido suele afectar a personas con enfermedades neurodegenerativas, personas con alteraciones estructurales de boca, faringe o laringe o en personas que han sufrido algún tratamiento quirúrgico en la zona.

Un tratamiento rápido puede mejorar notablemente la vida diaria de estos pacientes.

Leer más

El peso de la mochila escolar y los dolores de espalda

Ya ha comenzado el curso escolar y comienzan las inquietudes de los padres por el peso de la mochila. ¿Cómo afecta el peso de la mochila a la espalda de los más pequeños? ¿Qué podemos hacer para evitar los dolores de espalda? Vamos a intentar arrojar algo de luz sobre este tema.

 

El peso de la mochila y el dolor de espalda

Al igual que ocurre con los adultos, el dolor de espalda no tiene un único origen, un exceso de peso en la mochila puede ser uno de los desencadenantes. Existen estudios que demuestran que cuanto más pesada es la mochila más dolores lumbares presentan los niños. Este exceso de peso también puede provocar dolor de hombros y cuello así como tensión en músculos y articulaciones. Por tanto, sí conviene revisar el peso de la mochila de los niños.

 

¿Cómo prevenir el dolor de espalda?

Ahora que sabemos que existe una relación entre el peso de la mochila y los dolores de espalda, conviene tomar ciertas precauciones para evitar que se produzcan.

Fomentar el ejercicio físico

La actitud sedentaria de muchos jóvenes es la principal causa de los dolores de espalda. Ejercitar la musculatura y tener un buen tono muscular son claves para protegerse del dolor de espalda

Colocar bien la mochila

Usar la mochila con un solo asa puede provocar que el niño doble su cadera hacia adelante para compensar el peso, lo que arqueará la espalda. La pauta a seguir es utilizar las dos asas en los hombros y que ésta quede a 5cm por encima de la cintura. Las mochilas con ruedas no suelen ser la solución. Este tipo de mochilas puede generar una rotación del tronco que tampoco es demasiado recomendable.

Controlar el peso

La recomendación es que la mochila no pese más del 10% del peso del niño. Conviene revisar lo que el niño lleva en la mochila y llevar únicamente lo que necesite para el día. En la medida de lo posible, el colegio deberá poner a disposición taquilla o casilleros donde el niño puede dejar el material que tenga que usar a diario (lápices, cuadernos,…)

Cargar poco tiempo con la mochila

Tan importante como el peso de la mochila es el tiempo que deben llevarla. La pauta es no llevar la mochila más de 15 minutos seguidos,

Distribuir bien el peso

Al igual que ocurre con el maletero del coche una óptima distribución del peso hará más llevadera la carga. Los elementos más grandes y pesados deben colocarse lo más cerca de la espalda posible.

 

Leer más

Los beneficios del Power Walking

Si eres de los que les gusta correr pero no quieres mantener un ritmo sedentario, el Power Walking está hecho para ti. El lema “Correr es de cobardes” podrá ser tu nuevo lema. Mantente en forma y evita las lesiones típicas del corredor gracias a esta técnica.

¿Qué es el Power Walking?

El Power Walking consiste en caminar con un ritmo sostenido y rápido. Caminar parece sencillo, pero requiere de una correcta postura para conseguir los mayores beneficios. Caminar rápido es la opción ideal para aquellos que no tienen un estado físico óptimo, se están iniciando en el deporte o han tenido lesiones debido a la práctica del running. Para llevar el ritmo sostenido, puedes encontrar en Spotify sesiones de Power Walking acordes a la intensidad requerida por cada uno

La técnica del Power Walking

Para poder hacer Power Walking correctamente, deberemos mantener los hombros atrás, la vista al frente y el pecho y el abdomen activados. A la hora de caminar deberemos realizar un movimiento alternativo de pies y brazos con flexión de las rodillas, los brazos doblados y un pie en permanente contacto con el suelo. No deberemos cruzar los brazos delante del pecho o descolocar la cadera. Siguiendo estas pautas, el Power Walking evita arquear la zona cervical y las sobrecargas de espalda y lumbares.

Beneficios del Power Walking

  1. Las articulaciones sufren menos: Al carecer de fase de vuelo (siempre tenemos un pie en el suelo), no hay impacto y las articulaciones no sufren tanto como cuando corremos.
  2. Apto para todos los públicos: tú decides la intensidad de acuerdo a tu estado físico y edad
  3. Mejora nuestra salud: Mejora nuestra capacidad cardiorrespiratoria, disminuye la tensión arterial, retrasa la osteoporosis, aumenta la masa muscular, ayuda a perder peso y mejora nuestra respuesta inmunológica.
  4. Beneficios Psicológicos: el practicar deporte nos ayuda a liberarnos del estrés, previene la aparición de depresiones y mejora nuestra autoestima.
  5. Deporte en grupo o en solitario: es un deporte que podemos practicar solos para poder conectar con nosotros mismos o en grupo para ayudarnos a hacer rutina y seguir progresando.
Leer más

Las chanclas en verano no son nuestro mejor aliado

En pleno mes de agosto, quien más quien menos ya se ha calzado unas chanclas en verano. Par ir a la playa a la piscina o incluso para ir a trabajar, las chanclas son uno de nuestros calzados del verano. Sin embargo, este calzado puede producir fascitis plantar, grietas y diversas lesiones…si se utiliza más horas de lo necesario.

Fascitis Plantar

Las chanclas suelen tener una superficie plana y muy fina lo que no permite amortiguar los impactos del pie al caminar. Esto se traduce en una tensión excesiva que termine en unas fascitis plantar. La fascitis plantar es una inflamación del tejido que va desde el hueso del talón a los dedos. Resulta muy molesta ya que es una zona con importantes funciones biomecánicas.

Rozaduras y Ampollas

Las tiras de las chanclas que va entre los dedos pueden provocar ampollas y rozaduras. Generalmente los materiales de los que están compuestos, no son materiales transpirables lo que favorece la aparición de estas pequeñas heridas que pueden resultar molestas.

Aparición de bacterias

El material de las chanclas suele ser plástico, un material no transpirable que acumula bacterias que favorecen el mal olor de pies o incluso la aparición de hongos.

Dolores Posturales

Las chanclas dejan demasiada libertad a nuestro pie que no queda sujeto. Nuestra pisada puede verse modificada y terminar por generar dolores posturales. Si utilizamos este calzado en exceso, el apoyo limitado del puente del pie puede causarnos dolores de espalda, cadera y rodillas.

Quemaduras

Solemos olvidarnos de la crema solar cuando vamos calzados. Las chanclas dejan expuesta gran parte de la superficie del pie por lo que de no aplicarnos crema de forma recurrente podemos quemarnos con mayor facilidad.

Nuestro consejo es que este verano utilices las chanclas para situaciones específicas como bajar a la playa o la piscina. Para caminar y estar en casa, utiliza sandalias de tejidos transpirables como la tela o la piel y asegúrate que el calzado tiene una buena sujeción del pie.

Leer más

Las 10 señales de advertencia del Alzheimer

En nuestro post de hoy, recuperamos la lista de señales de advertencia del Alzheimer recogidas por la Alzheimer Association. Un listado que nos permitirá establecer ciertos patrones. Como siempre, debemos recordar que cada paciente es un mundo y que no todos los enfermos de Alzheimer muestan todas estas señales. Un diagnóstico precoz establecido por un profesional sanitario nos ayudará en las futuras terapias.

Repasemos las 10 señales de advertencia del Alzheimer

Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana.

Uno de los síntomas más comunes del Alzheimer y con el que más relacionamos esta enfermedad es olvidar la información recién aprendida. Se recurren a terceros para saber las fechas de consultas, cumpleaños,… actividades que antes realizaba solo.

Dificultad para planificar o resolver problemas

Tareas que antes realizaban sin problemas de repente se convierten en un obstáculo. Dejar de saber seguir un patrón de costura, dificultad para hacer un postre que antes hacíamos de memoria,… son señales de advertencia del Alzheimer. Actividades que se realizaban sin esfuerzo, de repente, cuesta hacerlo debido a las dificultades de concentración.

Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre.

Las personas que sufren Alzheimer presentan dificultad para realizar tareas cotidianas. Por tareas cotidianas podemos entender el ir a un lugar conocido como puede ser la panadería, recordar las reglas de un juego por ejemplo al ir a echar la partida, etc..

Desorientación de tiempo y lugar

Las personas con Alzheimer pueden sentirse desorientadas en tiempo y lugar. Puede que se les olvide las fechas o que no asimilen el paso del tiempo. Del mismo modo, pueden desubicarse no sabiendo cómo han llegado al lugar en el que están.

Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno al otro en el ambiente.

La vista es otro de los sentidos que pueden darnos señales de advertencia del Alzheimer. Algunos síntomas pueden ser la dificultad para interpretar imágenes, empezar a tener dificultades en la lectura, dejar de diferenciar colores o perder el sentido de las distancias. Estos problemas no deben confundirse con las cataratas.

Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito.

Las personas que padecen Alzheimer pueden tener problemas a la hora de seguir una conversación. Puede que no encuentren como expresarse y se queden callados o que repitan siempre lo mismo.

Colocación de objetos fuera de lugar y la falta de habilidad para retrazar sus pasos.

Colocar cosas fuera de lugar y luego ser incapaces de poder encontrarlas es otra de las señales del Alzheimer. Ser incapaces de recordar dónde lo dejaron o incluso la noción de haberlo guardado. En fases más avanzadas pueden incluso acusar de robo a sus conocidos.

Disminución o falta del buen juicio.

Las personas que padecen esta enfermedad pueden dejarse embaucar más fácilmente que antes al disminuir su buen juicio. Son conocidos los casos de contratación de servicios por teléfono que no necesitan o tomar decisiones alocadas sin sentido aparente. En ocasiones puede que dejen de lado su higiene personal.

Pérdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales.

Una persona con Alzheimer puede empezar a desvincularse de actividades sociales a las que antes acudía por iniciativa propia. Este se debe al hecho de que ya no se sienta tan a gusto porque empiece a tener dificultades para entender lo que pasa a su alrededor. Por ejemplo, puede dejar de acudir a los partidos de fútbol por dejar de entender las reglas del juego y no recordar lo que ha hecho en jornadas anteriores.

Cambios en el humor o la personalidad.

Los cambios de humor es uno de los síntomas que detectan su entorno cercano. Personas amables y sonrientes pasan a convertirse en personas temerosas, confundidas o ansiosas. Para ellos, es difícil asimilar los cambios que están sufriendo lo que les provoca ansiedad y confusión. Pasan a ser personas más irascibles.

Fuente: Alzheimer’s Association
Leer más

Correr por la playa: descubre sus riesgos

Estamos ya en pleno verano y el buen tiempo comienza a llenar nuestras playas.  Correr por la playa en verano, o dar largos paseos por la orilla son las actividades físicas que más se realizan en nuestros arenales. Sin embargo, el caminar o correr por la playa puede acarrear problemas musculares. Una buena técnica y un uso racional nos ayudarán a evitar lesiones este verano.

Riesgos de correr por la playa

Aunque en la playa todo parece idílico, debemos tener en cuenta los siguientes riesgos a la hora de ponernos a correr por la playa:

La Inclinación de la orilla

Aunque depende de la playa a la que vayamos esta será más o menos pronunciada todas las layas tienen un grado de inclinación. Esto hace que no caminemos correctamente porque nos obliga a compensar la inclinación. Haciendo un símil fácil sería correr como si tuviésemos una pierna más corta que otra, lo que nos hace estar compensando continuamente a nuestro cuerpo.

La superficie inestable

La arena es una superficie inestable lo que provoca que nuestras articulaciones, tendones y músculos trabajen en exceso. Aunque podemos pensar que puede ser beneficioso, si no tenemos una musculatura desarrollada previa que nos permite soportar este trabajo extra, corremos el riesgo de lesionarnos. Además, si corremos por la playa descalzo, las lesiones se incrementarán de forma exponencial.

Falta de una técnica de carrera

El principal problema de correr por la playa es que falta una técnica de carrera. Durante todo el año, tenemos nuestros pies sujetos por el calzado por lo que esa zona muscular está debilitada. Ponernos a correr descalzo, sin una musculatura de pies y tobillos trabajada puede ser el origen de sobrecargas y lesiones. Si ya has sufrido lesiones, escucha a tu fisioterapeuta que te dará soluciones a medida sobre cómo realizar ejercicios en la playa.

Lesiones más comunes de correr por la playa

Correr por la playa descalzos puede causar lesiones como metatarsalgias, fascitis plantares, tendinopatías en tobillo y/o rodilla, esguinces o sobrecargas musculares.  El terreno inestable de la arena obliga a un mayor trabajo de los tendones por lo que puede originar esguinces de tobillo, fascitis plantar, o tendinitis en el tendón de Aquiles.

Nuestras recomendaciones

  1. Correr por la playa debe hacerse con moderación y con una musculatura trabajada. Si no hemos realizado ningún deporte durante el año, este ejercicio será el origen de sobrecargas y lesiones musculares.
  2. Si tu cuerpo tiene una preparación base, opta por ejercicios cortos en lugar de carrera continua. Realiza series cortas, sprints, movimientos multidreccioneales de forma progresiva. De esta forma, nuestros músculos ser verán fortalecidos sin verse expuestos a los riesgos de la carrera continua.
  3. Salvo que seas un corredor experimentado, corre con zapatillas y no descalzo. Tus músculos y tendones estarán sometidos a una menor presión.
  4. No te olvides del calentamiento pre-entrenamiento para preparar nuestro cuerpo a la práctica deportiva. Tampoco dejes de lado los estiramientos después de correr por la playa para reducir el cansancio muscular

Hacer ejercicio o correr en la playa es saludable siempre y cuando tengamos la preparación física adecuada.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies