Bienvenidos a Oroitu CAE

Horario : Lunes a Viernes de 9:00 a 20:00
  Teléfono : 94 655 92 19 / 94 491 13 23

All Posts Tagged: dolencias

¿Cuál Es la Mejor Postura Para Dormir?

Un buen descanso no solo se consigue durmiendo ocho horas al día, la postura para dormir influye en la calidad de nuestro descanso. Nuestra anatomía interna no es simétrica por lo que la postura para dormir afecta a nuestros órganos como el corazón, el estómago o el hígado. En función de nuestra postura para dormir, se verán presionados de una forma u otra. En este artículo, intentaremos arrojar luz sobre este asunto.

El decúbito lateral izquierdo

Partimos de la base de que no existe una postura perfecta. En función de nuestras dolencias (dolores de espalda, dolor en el hombro, piernas, …) una u otra postura puede resultar nociva. Sin embargo, la comunidad científica recalca que la postura de decúbito lateral izquierdo es la que generalmente aporta mayores beneficios. Así que, puestos a elegir procura dormir del lado izquierdo.  Esta postura evita los dolores cervicales y de espalda. Nos ayuda a disminuir los molestos ronquidos ya que mejora la respiración.

Dormir de lado desintoxica el sistema nervioso

El sistema linfático es el responsable de eliminar las toxinas del sistema nervioso. Dormir del lado izquierdo favorece esa función del organismo. Algunos estudios indican que puede incluso prevenir el alzhéimer u otras enfermedades neurológicas.  Cuanto mejor funcione nuestro sistema linfático, menos posibilidades hay que aparezcan enfermedades neurológicas.

Alivia la acidez de estómago

Esta postura para dormir también es recomendable cuando sufrimos de acidez de estómago. Esta postura reduce el reflujo gastroesofágico. Al dormir del lado izquierdo, nuestro estómago está en una postura óptima y puede trabajar correctamente. Si dormimos del lado derecho, los jugos gástricos tienden a regresar hacia el esófago lo que provoca la temida acidez.

La mejor postura para dormir si estás embarazada

Si estás embarazada, el consenso científico es total. Dormir del lado izquierdo es la mejor postura para el feto. Esta postura para dormir impide la compresión de la vena cava y favorece por tanto el estado circulatorio de la placenta. El feto recibe más oxigeno y nutrientes para un mejor crecimiento.

Algunas contras por dormir del lado izquierdo

Si se tiene el hombro dañado, hay que tener especial cuidado con esta postura ya que puede incrementar la lesión. El cuerpo, al reposar sobre las extremidades, puede provocar una presión excesiva en los nervios y músculos del brazo. Hay que prestar especial atención a cómo colocamos brazos y piernas para que estos no sufran.

Además, para los más presumidos, algunos estudios afirman que la fricción del rostro con la almohada puede favorecer la aparición de arrugas en ojos, pómulos y barbilla. Y es que, como ya avanzamos al inicio del artículo, ¡no existe la postura para dormir perfecta!

La peor postura para dormir

En lo que sí existe un consenso generalizado es en la peor postura para dormir. Dormir boca abajo produce demasiado estrés en la zona del cuello afectando a músculos, articulaciones y nervios. El resultado de esta mala postura puede ser acabar en un tratamiento de fisioterapia. Tendinitis, lumbalgias, cervicalgias pueden ser algunas de las lesiones que puede ocasionarnos esta postura.

Y tú, ¿qué postura para dormir adoptas?

Leer más

El peso de la mochila escolar y los dolores de espalda

Ya ha comenzado el curso escolar y comienzan las inquietudes de los padres por el peso de la mochila. ¿Cómo afecta el peso de la mochila a la espalda de los más pequeños? ¿Qué podemos hacer para evitar los dolores de espalda? Vamos a intentar arrojar algo de luz sobre este tema.

 

El peso de la mochila y el dolor de espalda

Al igual que ocurre con los adultos, el dolor de espalda no tiene un único origen, un exceso de peso en la mochila puede ser uno de los desencadenantes. Existen estudios que demuestran que cuanto más pesada es la mochila más dolores lumbares presentan los niños. Este exceso de peso también puede provocar dolor de hombros y cuello así como tensión en músculos y articulaciones. Por tanto, sí conviene revisar el peso de la mochila de los niños.

 

¿Cómo prevenir el dolor de espalda?

Ahora que sabemos que existe una relación entre el peso de la mochila y los dolores de espalda, conviene tomar ciertas precauciones para evitar que se produzcan.

Fomentar el ejercicio físico

La actitud sedentaria de muchos jóvenes es la principal causa de los dolores de espalda. Ejercitar la musculatura y tener un buen tono muscular son claves para protegerse del dolor de espalda

Colocar bien la mochila

Usar la mochila con un solo asa puede provocar que el niño doble su cadera hacia adelante para compensar el peso, lo que arqueará la espalda. La pauta a seguir es utilizar las dos asas en los hombros y que ésta quede a 5cm por encima de la cintura. Las mochilas con ruedas no suelen ser la solución. Este tipo de mochilas puede generar una rotación del tronco que tampoco es demasiado recomendable.

Controlar el peso

La recomendación es que la mochila no pese más del 10% del peso del niño. Conviene revisar lo que el niño lleva en la mochila y llevar únicamente lo que necesite para el día. En la medida de lo posible, el colegio deberá poner a disposición taquilla o casilleros donde el niño puede dejar el material que tenga que usar a diario (lápices, cuadernos,…)

Cargar poco tiempo con la mochila

Tan importante como el peso de la mochila es el tiempo que deben llevarla. La pauta es no llevar la mochila más de 15 minutos seguidos,

Distribuir bien el peso

Al igual que ocurre con el maletero del coche una óptima distribución del peso hará más llevadera la carga. Los elementos más grandes y pesados deben colocarse lo más cerca de la espalda posible.

 

Leer más

Fascitis plantar: qué es, causas y tratamiento

La fascitis plantar es una lesión por sobreuso originada por un exceso de estrés en el pie, por anomalías biomecánicas, o por ambas a la vez. Es la causa más común de dolor en el talón. Sucede cuando el ligamento fibroso de la fascia plantar -una especie de goma que se suelta y se contrae con el movimiento- a lo largo de la parte inferior del pie origina desgarros en los tejidos, lo que a su vez produce dolor e inflamación. Las causas de su origen pueden ser variadas, y dependen en gran medida de factores posturales, genéticos y ambientales.

Aparece frecuentemente cuando la persona se excede al correr, saltar o realizar otras actividades físicas. Por eso afecta en gran medida a hombres jóvenes y deportistas. Pero también a mujeres de mediana edad con sobrepeso. Los factores de predisposición más comunes son la edad, la obesidad, la carga de peso excesiva, un calzado inadecuado, o tener los pies planos o cavos.

Los signos y síntomas de una fascitis plantar son el dolor, que puede aparecer de forma lenta y paulatina, o de repente tras una actividad intensa. En un principio puede tratarse de un dolor difuso y de difícil localización, pero que posteriormente se localiza fácilmente bajo el talón. A veces el dolor se puede extender hasta el arco del pie, e incluso en ocasiones hasta los dedos.

El dolor y la rigidez aumentan cuando se camina después de levantarse de la cama, o después de estar sentado durante un largo tiempo. Es el síntoma más común de la fascitis plantar. También es frecuente que el dolor sea mayor con la flexión dorsal de los dedos del pie (cuando se mueven hacia arriba), estando de puntillas, o cuando subimos escaleras.

Si no se trata (o no se hace correctamente) una fascitis plantar leve se puede convertir en un problema crónico. E incluso puede modificar nuestra forma de caminar, u originar tensiones en otras partes del cuerpo (rodilla, cadera, espalda…). Tanto el tipo de tratamiento como el tiempo de recuperación pueden variar en función del cuerpo de cada persona. Pero lo primero que hay que hacer es aparcar la práctica deportiva momentáneamente.

Uno de los posibles tratamientos es el de la artesis. Se trata de un dispositivo que se introduce en cualquier par de zapatos y a menudo puede aliviar el dolor y ayudar a revertir el daño. Por su parte, el uso de un talón de silicona para suavizar y proteger el apoyo en el suelo puede ayudar a aliviar el dolor, pero no cura la fascitis.

Algunos especialistas aconsejan dormir con una férula que mantenga el pie en flexión dorsal. Y durante el día se recomienda estirar los gemelos y el sóleo, puesto que la retracción de estos músculos es una de las causas de la inflamación.

Si otros tratamientos no han dado resultado, se suelen aplicar otros más invasivos, como la inyección de corticoesteroides que reduzcan el dolor en la zona. Sin embargo, esta solución podría debilitar la fascia plantar. También se puede recurrir a la terapia con ondas de choque, para estimular el tejido dañado. Y, en última instancia, la cirugía se revela como la última opción de quienes sufren esta enfermedad en su forma más grave.

Leer más

Las enfermedades neuromusculares (ENM)

Hoy en nuestro blog nos referimos a las enfermedades neuromusculares (ENM). Estos trastornos neurológicos, que en su conjunto son más de 150, afectan a los nervios que controlan los músculos voluntarios, es decir, los que se pueden controlar, como los brazos y las piernas. Sus causas son muy variadas y se sigue investigando para determinarlas.

La mayoría de las enfermedades neuromusculares son de origen genético además de crónicas. Según la Federación Española de Enfermedades Neuromusculares, “estas enfermedades  generan una gran discapacidad, pérdida de la autonomía personal y cargas psicosociales”. Respecto a su aparición, puede producirse en cualquier etapa de la vida, pero más del 50% aparecen en la infancia. Según datos de la propia federación, “existen más de 60.000 afectados por enfermedad neuromuscular en toda España”.

Causas y tipos

Las células nerviosas o neuronas envían mensajes que controlan los músculos voluntarios; cuando éstas se deterioran, enferman o mueren, la comunicación entre el sistema nervioso y esos músculos se ve truncada y, como consecuencia, los músculos se debilitan. Esta debilidad puede provocar espasmos musculares, calambres y dolores diversos, así como problemas de movimiento. También puede afectar al corazón y a la capacidad respiratoria.

Los principales tipos de enfermedades neuromusculares, que pueden ser genéticas y adquiridas, son:

– Distrofias musculares: Afectan a un músculo estriado y se deben a proteínas que forman parte de la fibra muscular.
– Miopatías distales: Afecta a la musculatura distal de los miembros inferiores.
– Miopatías congénitas: Se produce por un defecto en el músculo. Se diagnostica, cuando se aprecia que el bebé se mueve poco.
– Distrofia miotónica de Steinter: La más frecuente. Caracterizada por la debilidad en músculos faciales y extremidades.
– Miotonías congénitas: Es no progresiva y produce invalidez moderada durante toda la vida.
– Enfermedades musculares inflamatorias: De causa inmunológica. El primer síntoma es una erupción en la cara y en la parte alta del tronco. Debe tratarse rápidamente para que nos e agrave.
– Miositis osificante progresiva: los músculos se osifican y se endurecen. EL hueso come al músculo provocando limitaciones articulares y deformidades.
– Neuropatías hereditarias sensitivo-motoras (enfermedades de Charcor-Marie-tooth). Afecta a la mielina de los nervios y se manifiesta en la infancia. Se representa en debilidad muscular y puede generar dolores y pies cavos.

El objetivo de los tratamientos se centra en la mejora de los síntomas, el aumento de la movilidad y la esperanza de vida de las personas.

Leer más

¿Cómo prevenir las úlceras por presión?

Las úlceras por presión, que también son denominadas escaras o llagas, son lesiones que surgen en la piel de una persona que ha permanecido en la misma posición durante un periodo de tiempo largo. Una dolencia que, por tanto, ataca más a personas con movilidad reducida: aquellas que han de convalecer en cama, las que están postradas en sillas de ruedas, o simplemente no pueden variar su posición.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies